Fallen Souls – God is Dead

“God is Dead” de Fallen Souls es el primer álbum de una banda salvadoreña de metal lanzado en disco de vinilo. El primer y único disco de 12″ lanzado por el extinto sello discográfico canadiense Intolerant Records. La portada fue diseñada por el mismísimo Chris Moyen, lo cual agrega valor por si mismo. 

Cada lado tiene una intro fusionada con el siguiente track. El Side Hate es una selección de 5 cortes entre los que sobresale uno instrumental (“In the Sun Rises the Oblivion”) y “Calígula” que es el mejor de éste lado. La intro en el Side War está unida a “God is Dead” y hacen una buena combinación, diría que es el mejor momento del lado B. “The Sphere” es el track más largo, empieza con buen ritmo pero se vuelve un poco irrelevante al final. 

Los riffs de guitarra son discernibles a lo largo del álbum, la voz sale desde las profundidades con un estilo peculiar que no es gutural ni es shrieked, sino más bien son gruñido llenos de odio. El bajo se escucha claramente y logra la cohesión necesaria entre la guitarra y la batería rápida con base en blast beats.  La producción y la mezcla son ásperas y el resultado es una conjunto casi disonante pero que mantiene una fuerza constante. La inexperiencia de la banda es notable en cuestiones de composición y ejecución. El disco apenas sobrepasa la media hora de reproducción, pero eso no le quita mérito al grado de agresión auditiva que éste álbum irradia. Comparado con el split 7″ de Fallen Souls y Necromancer éste full lenght tiene un mejor sonido sin dejar de ser black metal crudo y, más importante, fiel a sus propios principios.

El mito y la realidad

La contraportada dice “Una victoria más, el Papa está muerto” (“One More Victory The Pope is Dead” [sic.]) Pero, mas abajo, la misma contraportada aclara que la grabación se hizo entre abril y junio del 2005 (“Recorded Between April & June 2005” [sic.]). Yo no obtuve el álbum ese año y tampoco puedo decir con certeza en qué fecha fue lanzado, pero si la grabación se extendió hasta junio obviamente no pudo haber sido el 1o de abril.

Lo que es un hecho verificado es que la intro “The Killed Priest” es una grabación distorsionada de las últimas palabras de un personaje prominente de la iglesia católica y la política salvadoreña asesinado en 1980. Hacia el final de la intro se escucha el disparo del franco tirador  y el caos que sigue, luego cierra con una carcajada demoníaca. Suficientemente “kvlt” para cualquiera.

El tiraje original en vinilo con gatefold jacket e insert impreso con fotos de la banda está agotada desde hace mucho. Pero hay copias circulando en el mercado de segunda mano. Lo recomiendo para coleccionistas en busca del black metal más oscuro hecho en latinoamerica, no es música para gustos blandos ni black metal para los débiles.

| CALIFICACION: 7.5/10 |

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*